INEI

Think (espresso) like an Italian.

ESPRESSO ITALIANO

Una mezcla de calidad, una moledura y dosificación del café perfecta, una máquina de excelencia y la experiencia de un barman habilitado, el Espresso Italiano Specialist: sólo de esta manera se logra el Espresso Italiano Certificato.

Los productos contraseñados por la marca Espresso Italiano Certificato están expuestos a acción disciplinaria estricta y controlada regularmente por un grupo de degustadores expertos por medio de reglas científicas de análisis sensorial.

Astoria pertenece a los socios fundadores del Instituto Nacional Espresso Italiano, nacido en 1998 – tras una investigación llevada acabo en colaboración con el Istituto Internazionale Assaggiatori Caffè y el Centro Studi Assaggiatori – para proteger y patrocinar uno de los símbolos indiscutidos del made in Italy en el mundo.

Sólo en los bares y en los restaurantes que muestran la marca Espresso Italiano se puede disfrutar de la calidad garantizada por el Istituto Nazionale Espresso Italiano. La lista completa se encuentra a la dirección www.espressoitaliano.org.

El expreso perfecto

El aroma de un expreso perfecto, es decir la intensa sensación percibida con el olfato, debe ser equilibrado y lleno, intenso y rico en toques de flores, fruta, chocolate y pan tostado. A la vista, la crema aparece consistente y con una finísima textura, de color avellana tendiendo al marrón oscuro, avivado por reflejos leonados, y su persistencia aproximada es de 3-4 minutos.

Al probarlo, el cuerpo del expreso indica la sensación de densidad: si la extracción es perfecta, el cuerpo es denso, redondo y lleno. Se habla también de flavour para describir justo esto, la riqueza y densidad del gusto.

En última instancia, es precisamente el gusto lo que determina la calidad del producto: un gusto armonioso y persistente en el paladar, aterciopelado, amargo en su justa medida y nunca astringente.

El capuchino perfecto

Un expreso al que se añade leche y crema de leche a partes iguales, para un total de unos 150 ml.

Saber preparar la crema de leche (no la espuma de leche) es el secreto del capuchino perfecto: una crema voluptuosa, sin grandes burbujas y de larga persistencia, que aporta una magnífica sensación en el paladar.

Es preferible utilizar leche entera lo más fría posible: así se dispone de más tiempo para preparar la espuma antes de que alcance los 65°, temperatura a la que se produce la transformación de las grasas y de las proteínas de la leche, y por tanto un montado perfecto.

Es importante colocar correctamente la punta de la lanza de vapor respecto a la superficie de la leche: la posición perfecta o sweet point se alcanza cuando la punta está a medio centímetro bajo la superficie, ligeramente desplazada hacia un lado para formar un remolino con el vapor. A medida que aumenta el volumen de la leche, será necesario bajar la jarra para mantener la lanza siempre en la misma posición respecto a la leche. Una vez alcanzada la temperatura se debe continuar su elaboración, golpeando levemente la base de la jarra contra una superficie, para eliminar las burbujas, y girándola con movimientos amplios para mantener la leche y la espuma bien amalgamadas y poder verterlas juntas en el expreso.

El café que gusta a los italianos

País al que vas, café que encuentras. De este a oeste, de norte a sur, Italia cuenta con estilos y variaciones en este tema, con un denominador común único: grande personalidad y calidad sensorial elevada.

Italia es el país en el que la cultura del café ha alcanzado su máxima expresión: experiencia, dedicación, pasión y experimentación, tanto en lo referente a los métodos de preparación como al equipamiento utilizado y a las recetas de cafetería, ya ampliamente extendidas. Hoy el expreso italiano es conocido, preparado y apreciado en todo el mundo.

Por ello no es de extrañar que la primera máquina de café expreso naciese en Italia: fue patentada por el ingeniero milanés Giuseppe Bezzera en 1902, y a lo largo de un siglo la investigación y la dedicación han conducido a resultados envidiables.

Las máquinas de café expreso Astoria representan la punta más avanzada de esta búsqueda. Joyas tecnológicas estudiadas para extraer lo mejor del café: un concentrado de aroma incomparable, cuerpo y gusto.

Foto Partnership 1
Foto Partnership 2